01 marzo, 2015

DORADA AL HORNO

En esta ocasión elegí unas doradas pero esta receta se puede hacer con cualquier tipo de pescado, lubina, merluza, chicharro, caballa o el que más os guste, incluso pescado congelado si escogemos unos buenos trozos.

Solo hay que tener un poco de cuidado para darle al pescado el punto justo de cocción. Con mi horno 25 minutos fue suficiente para que las patatas quedasen tiernas y el pescado ni muy hecho ni a medio cocer.

Espero que os guste.


INGREDIENTES:

3 doradas
3 dientes de ajo
Una cebolla grande
½ pimiento verde
½ pimiento rojo
4 cucharadas de salsa de tomate casera
4 patatas medianas
Sal
Aceite
Vino blanco
Unas rodajas de limón

PREPARACIÓN:

Lavamos el pescado y lo adobamos con sal y ajo con antelación (al menos 3 horas).

Pelamos la cebolla y la cortamos en rodajas más bien finas. Pelamos los ajos y los fileteamos. Lavamos los pimientos, les quitamos la parte superior, quitamos las semillas del interior y los picamos en rodajas.

Encendemos el horno a 190º en posición arriba y abajo.

En una sartén vertemos un buen chorro de aceite, cuando esté caliente echamos los ajos picamos, los dejamos hacerse unos 2-3 minutos e incorporamos la cebolla. Hacemos lo mismo, la dejamos unos 10 minutos más o menos y después añadimos los pimientos. Dejamos que se hagan un poco, pero todos los ingredientes deben quedarnos un poco duros, ya que después terminarán de cocerse en el horno. Por último incorporamos la salsa de tomate, revolvemos bien y añadimos el vino blanco, esperamos unos minutos para que se evapore el alcohol y vertemos toda la salsa en una fuente apta para el horno. Salamos.

Pelamos las patatas, las lavamos y las cortamos en rodajas finas. Las salamos y las colocamos sobre la salsa. Después ponemos encima el pescado, le hacemos unos cortes y metemos ahí las rodajas de limón. Pincelamos el pescado con un poco de aceite de oliva y dejamos que se haga aproximadamente unos 25 minutos. Comprobamos que las patatas estén hechas pinchándolas con un palillo y listo.

Lo sacamos y servimos muy caliente.  




22 febrero, 2015

DONUTS II

¿Os apetece un donuts?

Pues os traigo una receta de 10, sacada de un blog fabuloso Bocados caseros, sin duda un recetario con mucho estilo y que puede presumir de una buena cocina, en el que además de unas fotos espectaculares vais a encontrar unas recetas detalladas al máximo y unos contenidos muy cuidados. Os gustará.

Ya los había hecho hace tiempo con otra receta y aunque ya aquella nos gustó mucho ésta está fantástica. El truco y la dificultad de los donuts está en el amasado. Hay que añadir la harina justa para que la masa resulte ligera. En aquella ocasión tuve que añadir más harina de la indicada y así está la diferencia. Estos quedaron esponjosos, suaves y con un sabor delicioso.



INGREDIENTES:

Para el formiento:

140 gr. de harina de fuerza
90 ml. de agua tibia
3 gr. de levadura fresca

Para la masa del donuts:

El formiento
20 gr. de levadura fresca
15 ml. de leche tibia
15 ml. de agua
30 gr. de azúcar
150 gr. de harina de fuerza
5 gr. de sal
4 yemas de huevo
60 gr. de mantequilla
Aceite de girasol para freír

Para el glaseado:

Un bol amplio de azúcar glass
Unas cucharas de agua

ELABORACIÓN:

Sacamos la mantequilla y la dejamos a temperatura ambiente para que ablande bien.

Empezamos preparando el formiento: en un bol mezclamos el agua con la levadura y después incorporamos la harina. Con una cuchara de madera lo revolvemos bien, no hay que amasar mucho pero sí que todo quede bien integrado. Lo tapamos con papel film, después con un paño y lo dejamos reposar unas dos horas más o menos en un lugar tibio hasta que quede bien subida.

Una vez que tengamos este formiento bien esponjoso ya podemos preparar la otra masa.

En un bol pequeño echamos un poco de agua (solo lo justo para disolver la levadura)

En un bol amplio ponemos el formiento, la levadura y la leche, mezclamos bien e incorporamos el azúcar, las yemas y la sal. Lo mezclamos bien y en este momento enharinamos la meseta y amasamos. Y aquí viene el problema la masa es muy pegajosa, así que lo mejor es armarse de paciencia e intentar amasar a la Bertinet. Cuando tengamos la masa bastante dominada vamos incorporando la mantequilla y seguimos amasando hasta conseguir una masa muy fina.

Untamos un bol amplio con mantequilla y colocamos dentro la masa, la tapamos con papel film y después con un paño de cocina y la dejamos reposar unas dos horas mínimo. Yo la dejé toda la noche en la nevera, al día siguiente la masa estaba hermosa.

Pasado el tiempo de reposo, enharinamos ligeramente la meseta de trabajo, volcamos la masa, la extendemos con un rodillo de cocina hasta conseguir un espesor de 1.5 cm., aproximadamente, cortamos la masa con un cortador de donuts (en su defecto sirve dos cortapastas redondos, teniendo en cuenta que el grande tiene que tener el tamaño del donuts y el otro mucho más pequeño para hacer el agujero). Los vamos colocando sobre papel vegetal (yo corto en cuadrados grandes el papel y coloco los donuts individuales. El motivo es porque cuando los vayamos a freír no necesitamos tocar el donuts, lo cogemos por una esquina del papel, lo levantamos y con cuidado los echamos en la sartén; una vez que el papel se haya impregnado de aceite es muy fácil empujarlo con un tenedor y sacarlo, así la masa no se desgasifica)

Yo aproveché también todos los agujeros de los donuts para hacer unas bolitas perfectas para tomar un bocado dulce a media mañana.

Cuando los tengamos todos listos, los tapamos con un paño y los dejamos reposar hasta que doble su volumen no menos de hora y media.

Una vez que hayan subido, ponemos la sartén al fuego con abundante aceite, cuando esté caliente empezamos a freírlos. Esperamos que cojan color por un lado les damos la vuelta y los doramos por el otro.

Según los vamos sacando los colocamos en un plato con papel absorbente para que suelte el sobrante de aceite.

Esperamos a que enfríen y los glaseamos. En un bol echamos el azúcar glass y vamos añadiendo poco a poco las cucharadas de agua. Esto hay que hacerlo con un poco de cuidado porque si nos pasamos con el agua no nos sirve. Así que echamos una cucharada, revolvemos, echamos otra, revolvemos y así hasta conseguir la textura adecuada. En este caso tiene que ser más bien ligero.

Rebozamos los donut en el glaseado y los dejamos secar sobre una rejilla






15 febrero, 2015

CAZUELA DE PESCADO Y MARISCO

La receta de hoy es de esas para preparar con tiempo y calma, sin ser complicada sí resulta un poco laboriosa. Yo suelo organizarla en dos días, para simplificar un poco la tarea. La explicación es un poco larga pero que eso no os asuste. Consiste en preparar una salsa a fuego muy lento, cocer marisco y freír pescado, fácil, no?

El secreto de la receta está en la salsa, en hacerla con mucho mimo y lentamente, y también en el caldo que utilicemos, aquí es donde debemos esmeramos, será la base para que el plato salga bueno, bueno.


INGREDIENTES: (para 6 personas)

1 langosta
1 centollo o ñocla
12 langostinos
¼ kg anillas de calamar
¼ kg almejas o berberechos
4 rodajas de congrio abierto 
2 lomos de merluza (se puede sustituir por otro pescado blanco)
1/2 pimiento verde
1/2 pimiento rojo
1 cebolla
4 dientes de ajo
2 tomates grandes maduros
½ cucharadita de pimentón dulce
1 guindilla
1 dl. de vino blanco
Aceite
Sal

PREPARACIÓN:

Primer día: vamos a cocer el centollo, preparar la salsa, el caldo de pescado y lavar el pescado

En una olla amplia ponemos agua con sal y metemos el centollo. Una vez que empiece a hervir contamos el tiempo (si pesa 1,5 kg lo coceremos 16 minutos, si 1,2 kg, 13 minutos, si el marisco pesa 900 gr. 10 minutos, es decir, siempre un minuto más de las dos primeras cifras del peso). Lo sacamos y lo dejamos enfriar. Una vez frío lo troceamos: arrancamos las patas (en esta ocasión no las utilicé) y cortamos también en trozos el cuerpo y limpiamos todo lo que podamos del caparazón.

Vamos a preparar la salsa: pelamos la cebolla y los ajos y los picamos muy menudo. Después lavamos bien los pimientos, los cortamos quitamos las pepitas y troceamos también muy pequeño. También lavamos, pelamos los tomates y les quitamos las pepitas, los troceamos.

En una pota mediana echamos el aceite (tiene que cubrir bien el fondo, casi un centímetro), cuando esté caliente añadimos los ajos y la cebolla, dejamos que se haga unos 15-20 minutos muy despacio. Después incorporamos los pimientos, dejamos que se rehoguen bien durante aproximadamente otros 20 minutos. Añadimos el tomate, pelado y sin pepitas y lo dejamos cocer otros 15 minutos más, pisando el tomate con la espumadera o tenedor. Por último echamos el pimentón, la guindilla y regamos con el vino blanco. Dejamos que se evapore el alcohol y tapamos la pota para que se siga haciendo otros 15 minutos más o menos.

Lavamos el pescado, los langostinos y las anillas de calamar. Lo secamos todo bien con un papel absorbente y adobamos con sal y ajo. Lo reservamos en la nevera.

Para preparar el caldo os dejo aquí el enlace.

Segundo día.

Ya tenemos la salsa hecha, el caldo y el centollo cocido.

Ahora vamos a preparar el resto.

En un bol o tupper echamos las almejas con agua y sal y las dejamos uno 15 minutos. Las sacudimos bien por si alguna tiene arena y las lavamos al grifo.

Lavamos también al grifo la langosta, cortamos la cabeza y la partimos a lo largo. El cuerpo lo cortamos en rodajas. En una sartén echamos un poco de aceite, cuando esté caliente añadimos la langosta y dejamos que se rehogue, a fuego fuerte, unos dos minutos más o menos, le damos la vuelta y hacemos lo mismo. Salamos.

En esa misma sartén hacemos lo mismo con los langostinos. Ponemos un poco de aceite, y cuando esté caliente echamos los langostinos, los doramos y damos la vuelta y doramos por el otro lado.

Salteamos las almejas, cuando abran las sacamos para un plato y tapamos para que no se sequen

Enharinamos ligeramente el pescado y los calamares. En una sartén echamos aceite y freímos el congrio sin que llegue a tomar color, solo para que no al meterlo en la salsa no se nos deshaga. Hacemos lo mismo cono la merluza y los calamares.

Ponemos a calentar el caldo de pescado.

En una paellera echamos la salsa, la ponemos al fuego y cuando esté caliente añadimos los pescados, la langosta, el centollo y los calamares dejamos que se haga unos 10 minutos a fuego suave.. Cubrimos por encima con los langostinos y las almejas y dejamos cocer otros 5 minutos más.

Se sirve muy caliente.





08 febrero, 2015

BOLLINAS ASTURIANAS

Las bollinas son un dulce típico de mi tierra. Se pueden rellenar de nueces, almendras, crema pastelera, dulce de membrillo..., y aunque se pueden comer todo el año, es casi obligatorio prepararlas en los días de carnaval.

Tenía especial interés en compartir esta receta porque es una de tantas heredadas de mi madre; ella siempre prepara las bollinas con esta masa y la verdad que es un lujo poder tenerla en mi blog y que forme parte de mi recetario personal. 

Y como el frío aprieta qué mejor que resguardarnos al calor de los fogones y preparar una merienda fabulosa.


INGREDIENTES:

Para la masa

2 yemas
3/4 de vaso de mantequilla derretida
3/4 de vaso de vino blanco
450 gr. aproximadamente de harina todo uso
15 gr. de levadura de panadería
Una pizca de sal

Para el relleno:

Nueces molidas - aproximadamente unos 350 gr.
4-5 cucharadas colmadas de azúcar (si nos gusta muy dulce se puede añadir alguna más)
Un buen chorro de anís, coñac o vino dulce

PREPARACIÓN:

En un bol amplio echamos las yemas, la mantequilla derretida, el vino blanco, la sal y revolvemos bien. Después añadimos la levadura desmenuzada y la mezclamos hasta que quede disuelta. Por último vamos añadiendo la harina en varias tandas hasta conseguir una mezcla consistente. Como siempre aquí hay que calcular la cantidad de harina y echaremos solo la que necesitemos.

Enharinamos la meseta de trabajo, volcamos la masa y seguimos amasando hasta conseguir una masa fina. No necesita mucho amasado esta masa muy fácil de manejar.

La metemos en un bol untado con mantequilla o aceite, la tapamos con un papel film y un paño y la dejamos reposar unas dos o tres horas, hasta que la masa suba.

Mientras tanto preparamos el relleno. Cascamos las nueces (tendremos que conseguir unos 350 gr.de nuez) o bien la compramos ya mondadas) y las tostamos en una sartén, las molemos (yo utilizo el rodillo y las muelo sobre un tabla de madera) añadimos el azúcar y el anís y lo mezclamos todo bien. Ajustamos el dulce según nos gusten, así que usaremos entre 4 ó 5 cucharadas y si os gusta muy dulces añadimos algo más.

Enharinamos ligeramente la mesa de trabajo, cogemos una porción de masa, la extendemos con el rodillo, procurando que nos quede bien fina, echamos una cucharada de relleno y cerramos como si fuesen empanadillas, procurando que los bordes queden bien sellados para que al freír no se abran; así que las apretamos bien y después fijamos con un tenedor.

Cuando las tengamos todas preparadas empezamos a freírlas. En una sartén echamos abundante aceite, o bien de girasol o un aceite de oliva suave. El fuego tiene que estar más bien fuerte (mi cocina del 1 a 9 la pongo a 7). Yo siempre hago una prueba con un trozo de masa, cuando ésta esté frita vamos echando las bollinas y las freímos salpicándolas por arriba con aceite, nos ayudamos para ello de la espumadera. Les damos la vuelta, las freímos por el otro lado y cuando cojan buen color las sacamos y las vamos colocando en un plato que habremos cubierto con papel absorbente. Las rebozamos con azúcar glass y las vamos colocando en una fuente amplia.

Listas para comer

Si nos sobra masa no hay problema, si la extendemos bien finita y la freímos queda buenísima pero también podemos congelarla para empanadillas o una pequeña empanada.



01 febrero, 2015

TARTA DE MANZANA Y MAZAPÁN

Aprovechando un poco de almendra molida que me sobró de hacer los dulces navideños preparé esta tarta; sencilla donde las haya, apostando por una combinación almendra-manzana que nunca falla. Como la mayoría de tartas mejora de un día para otro y como este hojaldre es muy pero muy rico aguanta perfectamente.


INGREDIENTES:

1 lámina de hojaldre del Lidl
180 gr. de almendra molida
100 gr. de azúcar glass
Una clara de huevo
4 manzanas
Azúcar para espolvorear

Para el almíbar:
50 gr. de azúcar
50 ml. de agua

PREPARACIÓN:

En un bol amplio mezclamos la almendra con el azúcar y después vamos añadiendo en varias tandas la clara de huevo; no la echaremos toda de golpe porque no queremos que nos quede demasiado líquida si no más bien como veis en la foto. Dependiendo del tamaño de los huevos igual necesitamos algo más; a mí con una clara fue suficiente.


Echamos un poco de harina sobre la meseta de trabajo y colocamos el hojaldre, lo extendemos ligeramente, pero solo para conseguir que nos cubra el molde. Untamos éste con un poco de mantequilla y espolvoreamos ligeramente con harina. Colocamos el hojaldre sobre el molde y lo pinchamos en varios puntos con un tenedor.

Repartimos el mazapán en varios montoncitos sobre el hojaldre.


Ahora vamos extendiéndolo con ayuda de una espátula o cuchara. y recortamos el hojaldre dejando unos dos centímetros por encima de la crema.


Lavamos, pelamos y laminamos las manzanas y vamos colocando las láminas sobre el mazapán que nos queden un montaditas y muy juntas.



Cuando hayamos cubierto toda la tarta espolvoreamos ligeramente con azúcar y metemos al horno aproximadamente unos 40-50 minutos hasta que veamos que tiene buen color y el hojaldre esté hecho.

Mientras se cuece en el horno preparamos el almíbar. En un cazo echamos el azúcar y el agua y dejamos que se haga a fuego suave unos 15 minutos más o menos. 

La sacamos del horno, y la untamos con el almíbar. Cuando entibie un poco la desmoldamos y la dejamos enfriar sobre una rejilla.

Está mucho mejor de un día para otro. Como os decía al principio este hojaldre es tan bueno que no se reblandece.





25 enero, 2015

ENSALADA DE ESCAROLA, GRANADA Y QUESO DE CABRA

Hoy os presento una ensalada de invierno riquísima. La combinación dulce-salado, la vinagreta de pistachos y el queso gratinado hacen que este plato sea apto tanto para un día cualquiera o para un menú especial.

La vinagreta la hice con pistachos pero con avellanas o cualquier otro fruto seco que os guste puede quedar igualmente fantástica.


INGREDIENTES:

Escarola
1/2 granada
Una lata de anchoas
4 rodajas de queso de cabra
Sal

Para la vinagreta:

Aceite de oliva
Vinagre de jerez
Pistachos
Sal

PREPARACIÓN:

Lavamos bien la escarola, la escurrimos y la troceamos. Reservamos.

Partimos la granada y la desgranamos (utilizaremos solo la mitad), Reservamos.

Preparamos la vinagreta. Para ello quitamos la cáscara a los pistachos y toda la piel que podamos. Los echamos en el mortero y picamos, añadimos el aceite, el vinagre a gusto y la sal. Batimos bien y reservamos.

Las anchoas las dejamos sobre un papel absorbente para quitarle el exceso de aceite.

A la hora de emplatar solo tenemos que colocar en el plato la escarola (que habremos salado ligeramente), echamos la granada, añadimos las anchoas y regamos con la vinagreta.

Por último gratinamos el queso con el soplete. Hay que colocar el soplete bastante lejos para que el queso se vaya fundiendo y no se nos queme.

Colocamos el queso sobre la ensalada y listo.



18 enero, 2015

CREMA DE LANGOSTINOS AL NIDO

Las dos entradas anteriores, ésta y las que publicaré las próximas semanas formaron parte del menú de estas últimas fiestas. La receta de hoy es una crema de langostinos presentada de una manera diferente, en un bollo de pan tostado al horno,  aunque también se puede servir en un plato. Un plato sin mucha complicación que siempre triunfa.

Los bollos que utilicé también los hice yo,  pero se pueden comprar y así simplificar un poco la receta; deben ser pequeños, lo justo para servir una ración.  Y eso sí, hay que tostarlos bastante para que resistan el calor de la crema y a la hora de emplatar deben estar tibios. 

Espero que os guste.


INGREDIENTES:

Unos 15 langostinos grandes
Una zanahoria mediana
Un trozo de calabaza
1/2 cebolla
2 dientes de ajo
2 rebanadas de pan
3 cucharadas de salsa de tomate casera
Un chorro de vino blanco
Una pizca de pimentón
Sal

PREPARACIÓN:

Lo primero que haremos será limpiar las verduras y trocearlas, no hace falta picarlas muy menudas ya que después vamos a triturarlas.  Lavamos los langostinos.

En la olla rápida ponemos un buen chorro de aceite de oliva. Cuando esté caliente echamos la cebolla y los ajos picados, dejamos que se haga un poco para que cojan buen color. Después añadimos la calabaza  la zanahoria y lo dejamos pochar todo unos 10 minutos a fuego suave.

Mientras tanto, tostamos las rebanadas de pan  y reservamos.

Ahora incorporamos los langostinos, les damos unas vueltas, unos cinco minutos, y añadimos el tomate y el pan tostado. Dejamos que se haga un poco más y por último añadimos el pimentón, la guindilla y el vino blanco. Seguimos cociéndolo todo un poco más para que el vino pierda el alcohol. Por último, vertemos el caldo de pescado, cuando empiece a hervir cerramos la olla rápida y ya solo queda dejarlo cocer unos 15 minutos al 1 y el fuego al 6. Si no utilizamos la olla rápida lo cocemos aproximadamente una hora a fuego lento. 

Cuando lo tengamos cocido, sacamos los langostinos, los pelamos, desechamos las pieles y las cabezas. Trituramos con la batidora el caldo, las verduras y la carne de los langostinos. Después lo pasamos por el pasapuré y dejamos cocer otros 5 minutos más, ahora ya en pota normal. Rectificamos de sal. 

Para preparar el pan, ponemos el bollo boca a bajo y cortamos una rodaja fina. Con un cuchillo bien afilado cortamos la miga de pan alrededor de la corteza para ahuecar el bollo. 


Lo tostamos en el horno a 180º durante unos 12-15 minutos aproximadamente, sacamos y dejamos entibiar sobre la rejilla.

Cuando esté tibios los rellenamos con la crema y si queremos lo acompañamos de unos trozos de langostinos salteados. Servimos inmediatamente.