14 diciembre, 2014

POLVORONES DE CHOCOLATE

En el blog ya tengo publicados dos recetas de polvorones los clásicos y otros con avellanas;  hoy le toca el turno a los de chocolate. De la primera receta no cambié absolutamente nada, solo fue cuestión de añadir un chocolate especial postres y seguir el proceso como siempre. 


INGREDIENTES:

400  gr. de harina
185 gr. de manteca de cerdo
75 gr. de azúcar glass
Un chorrito de ron
1/2 cucharadita de canela 
75 gr. de chocolate para postres
Azúcar glass para espolvorear

PREPARACIÓN:

Con antelación sacaremos la manteca de cerdo a temperatura ambiente para que ablande bien.

En una sartén ponemos la harina y la tostamos hasta conseguir un buen color teniendo mucho cuidado que no se queme. Una vez que la tengamos tostada la tamizamos. Reservamos.

En un bol amplio echamos la manteca de cerdo y el azúcar y con las varillas eléctricas lo batimos hasta que quede espumoso, después añadimos el ron, la canela y seguimos batiendo. 

En un bol pequeño ponemos el chocolate troceado y lo derretimos en el micro. Primero programamos un minutos, sacamos, revolvemos y si nos está fundido lo ponemos otro minuto o un poco menos, hasta que se funda. 

Añadimos el chocolate a la mezcla de la manteca y revolvemos bien. Después vamos incorporando la harina. En realidad la medida sería de unos 375 gr. de harina pero me gusta siempre tostar un poco más por si acaso la necesito. 

Amasamos con las manos hasta que estén totalmente ligados todos los ingredientes. Dejamos reposar unos 20 minutos.

Pasado este tiempo, espolvoreamos con harina ligeramente la mesa de trabajo y extendemos la masa hasta conseguir el grosor que nos guste, entre 1 y 1.5 cm. Me suelo ayudar de un poco de papel film que coloco sobre la masa para que el rodillo no la toque y así no se pegue. Los vamos colocando sobre la bandeja del horno que habremos cubierto con papel vegetal.

Encendemos el horno a 180º en posición arriba y abajo. Cuando esté caliente metemos la bandeja y dejamos que se hagan unos 10 minutos más o menos. Pasado este tiempo sacamos la bandeja del horno y vamos pasando los polvorones con mucho cuidado a una rejilla. Este es el paso más difícil porque rompen con solo mirarlos. Así que los dejo unos 3-4 minutos en la bandeja y después ya los paso a la rejilla.

Una vez fríos los espolvoreamos con azúcar glass y los envolvemos en papel de seda.










07 diciembre, 2014

CHIPIRONES RELLENOS

Una receta de siempre, al menos en mi casa, y aunque el relleno tiene infinidad de variantes yo la he preparado como la hace mi madre. Sin ser demasiado complicada sí que es un poco laboriosa pero el resultado merece la pena. Están buenísimos.


INGREDIENTES:

1 kg. de chipirones aproximadamente (pueden ser congelados)
70 gr. de jamón serrano
8 langostinos
Un huevo cocido
1 cucharada de pan rallado
1 cebolla
2 dientes de ajo
Vino blanco
Aceite
Agua
Sal

PREPARACIÓN:

Lo primero que haremos será limpiar los chipirones (si utilizamos chipirones congelados, la noche anterior los sacaremos a descongelar) hay que limpiarlos bien, reservamos las patas y lo ponemos todo a escurrir.

Picamos la cebolla y los ajos muy menudo. En una pota echamos un buen chorro de aceite de oliva, una vez que esté caliente añadimos la cebolla y el ajo y lo vamos pochando muy despacio.

Mientras se va haciendo la cebolla preparamos el relleno: pelamos los langostinos y los troceamos, los salteamos ligeramente en la sartén;  picamos también el jamón serrano y rallamos el huevo cocido. Picamos también las patas de los chipirones. En un bol lo echamos todo, las patas, los langostinos, el jamón, el huevo y también la cucharada de pan rallado. Lo mezclamos todo bien y con esta mezcla rellenamos los chipirones, los cerramos con un palillo. Una vez que los tengamos todos rellenos los añadimos a la salsa de cebolla (que ya tiene que estar bastante pochada); cuando los chipirones hayan soltado el jugo añadimos un buen chorro de vino blanco y dejamos que se hagan aproximadamente una hora a fuego suave. Como hemos añadido jamón serrano rectificaremos de sal a última hora.

Y listos. Para acompañarlos un arroz blanco o una patatas fritas, a vuestro gusto.




30 noviembre, 2014

POLLO AL HORNO CON LIMONES CONFITADOS

Esta es una receta mezcla del pollo al limón y la de conejo al horno en la que prima el sabor y el aroma de limones confitados a la sal. Aunque si no tenéis estos limones preparados se puede añadir la corteza del limón a la hora de cocer el pollo y un buen chorro de limón. 

Es sencilla, solo hay dejar que el pollo absorba el sabor del adobo (para mí fundamental), pelar y cortar las patatas y el horno ya hace lo demás. 


INGREDIENTES:

1 pollo
1 cebolla grande
3 patatas
½ limón confitado (opcional)

Para el adobo:

3 dientes de ajo
½ vaso de aceite de oliva
½ vaso de vino blanco
Perejil
Sal

PREPARACIÓN:

Machacamos los ajos en el mortero, después añadimos el perejil picado muy menudo, incorporamos el aceite y vino blanco y removemos bien.

Untamos bien el pollo con el adobo (vamos metiendo trozo a trozo el pollo en el mortero y lo mojamos bien), lo salamos. Lo vamos poniendo en un bol amplio y lo dejamos en adobo mínimo 2-3 horas (se puede dejar toda la noche).

Encendemos el horno a 180-190º en posición arriba y abajo.

Untamos un molde apto para el horno con aceite (debe ser amplio, nos puede servir la misma bandeja del horno)

Pelamos las patatas y las partimos en dos (vamos a procurar que queden más bien grandes).

Pelamos y picamos la cebolla.

Vamos poniendo en la fuente el pollo, la cebolla y las patatas y todo el majado que nos haya quedado en el bol.

Una vez que el horno esté caliente lo metemos dentro y dejamos que se haga unos 40-50 minutos hasta que coja un buen color dorado. Pasado este tiempo sacamos la bandeja del horno. Miramos si las patatas están hechas, y si es así las sacamos y las reservamos tapadas. Sacamos los trozos de pollo, pasamos la salsa por el pasapuré, Volvemos a poner en la bandeja los trozos de pollo (que habremos dado la vuelta para que se doren por el otro lado), echamos la salsa y los trozos de limón confitado y dejamos que se haga unos 15 minutos más (ahora colocaremos la bandeja una posición más alta).

Podemos pinchar los trozos de pollo para saber si están hechos, si están suavecitos podemos servirlos, si no lo dejaremos un poco más.

Si no se consume en el momento o si nos sobra para otro día se puede calentar perfectamente en una pota en la cocina.



23 noviembre, 2014

FLAN DE HUEVO

Hoy vengo con un flan casero, creo que imprescindible en cualquier recetario. Los ingredientes son básicos y es que lo mejor de las recetas tradicionales es que se preparan con lo que hay en cualquier despensa y las medidas vienen en vasos, tazas, cucharadas, que simplifican aún más la preparación. 

En mi blog faltan todavía muchas recetas de este tipo y aunque pueden ser demasiado básicas no pueden faltar en ninguna libreta de recetas. Así que aquí os lo dejo, espero que os guste tanto como a mí.



INGREDIENTES: (para 7 flanes pequeños)

4 huevos
3 cucharadas rasas de azúcar
1 taza de leche

Para el caramelo
4 cucharadas de azúcar
Una cucharada de agua

PREPARACIÓN:

Encendemos el horno a 170º en posición arriba y abajo. Metemos una fuente amplia con agua (aproximadamente que llege a la mitad de los moldes que vayamos a utilizar) ya que los vamos a cocer al baño María.

Mientras calienta  el horno ponemos un cazo a fuego medio con el azúcar y el agua y dejamos que se vaya haciendo el caramelo (no lo tocaremos).

En un bol amplio batimos con las varillas manuales los huevos después añadimos el azúcar y seguimos batiendo; por último incorporamos la leche y mezclamos.

Cuando tengamos el caramelo listo lo repartimos en los moldes, después vertemos la mezcla del bol y tapamos los moldes con papel albal, sujetándolo bien para que no nos entre agua.

Los colocamos en la fuente con agua y dejamos cocer unos 25 minutos. Pasado este tiempo sacamos uno y pinchamos para ver si están cuajados. Si falta un poco los destapamos y dejamos cocer unos 4-5 minutos más. 

Si utilizamos un molde grande solo tendremos que prolongar el tiempo en el horno hasta que cuaje.


Si os gustan con mucho caramelo los haremos más pequeños para que es resultado sea como el que veis en la foto.


09 noviembre, 2014

BIZCOCHO CEBRA

Que los bizcochos no son mi punto fuerte lo saben bien los que me conocen, así que cuando uno me sale bien tengo que mostrarlo a todo el mundo, como en este caso, que además de estar muy rico sorprende por el contraste de colores que semejan las rayas de una cebra.

Así que tengo que agradecer a Marta de La manzana roja que nos haya regalado esta receta. Os invito a que lo probéis, os va a encantar. Pero sobre todo os invito a que paséis por su blog, aunque no publica, su recopilatorio de recetas es buenísimo. Yo le tengo un cariño especial porque antes de embarcarme en mi propio blog era uno de los que más visitaba y siempre me sorprendía. 


INGREDIENTES:

Tres huevos
Un yogur natural cremoso
Una medida de yogur de mantequilla (aproximadamente unos 100 gr.)
Dos medidas de yogur de azúcar
Tres medidas de yogur de harina leudante
La ralladura de un limón
50 gr. de chocolate negro
Tres cucharadas rasas de colacao
Una pizca de sal
Media cucharadita de levadura Royal.

PREPARACIÓN:

Lo primero que haremos será dejar la mantequilla a temperatura ambiente para que reblandezca.

Encendemos el horno a 150º en posición arriba y abajo.

En un bol amplio echamos la mantequilla y el azúcar y con las varillas eléctricas lo batimos hasta que quede espumoso. Después añadimos el yogur y batimos un poco más. A continuación vamos añadiendo los huevos uno a uno y seguimos mezclando. Por último incorporamos la ralladura de limón, la sal, la harina y el Royal. y mezclamos hasta que todo quede bien integrado.

Ponemos en un cuenco el chocolate y lo derretimos en el micro. 

Separamos la masa de bizcocho en dos fuentes. En una añadimos el chocolate fundido y las cucharadas de colacao. Lo mezclamos bien con las varillas manuales.

Forramos el molde del bizcocho o bien lo untamos con mantequilla y lo espolvoreamos con harina. Ahora echamos en el centro del molde tres cucharadas de la mezcla blanca de bizcocho, sobre ellas otras tres cucharadas de la mezcla de chocolate justo en el centro, después otras tres de la mezcla blanca, otras tres de la mezcla de chocolate y así hasta acabar. Las dos masas se irán extendiendo solas para formar esas rayas tan bonitas.

Lo cocemos durante unos 40 minutos. Pasado este tiempo lo pinchamos con un tester o con un palillo; si sale limpio está, si no lo dejaremos cocer otros 5 minutos más. Lo sacamos del horno y lo dejamos entibiar dentro del molde. Después lo desmoldamos y lo dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.

Y así de bonito queda.



02 noviembre, 2014

HUESINOS DE SANTO

Estos huesos de santo nada tienen que ver con los que vemos en los escaparates de las confiterías. Si no que son los que se hacen en casa con los ingredientes que tenemos en la despensa, como pasa con todas las recetas tradicionales. El resultado es similar a unas rosquillas con un toque de almendra.

Espero que os gusten.


INGREDIENTES: (para unas 3 docenas)

2 huevos enteros y una yema
3 cucharadas de aceite
4 cucharadas de azúcar
3 cucharadas de leche
80 gr. de almendra
200 gr. aproximadamente de harina de repostería
Una cucharadiita de levadura Royal
Un chorro de anís
Una pizca de sal
Aceite para freír
Azúcar glass.

PREPARACIÓN:

En un bol echamos los huevos y la yema, el aceite, el azúcar, la leche, el anís y la sal. Revolvemos un poco y después añadimos la almendra, el Royal y unos 150 gr. de harina; con una cuchara de madera lo removemos bien y cuando la masa esté un poco consistente la volcamos sobre la meseta enharinada e incorporamos el resto de la harina. Amasamos un poco y dejamos reposar  que repose en un bol tapado aproximadamente unos 45-60 minutos.

Pasado este tiempo empezamos a preparar los huesinos. Cogemos una porción de masa y con las manos la extendemos para formar un cilindro largo de un grosor más o menos un dedo delgadito, las cortamos en porciones de unos 6 cm., dejando los extremos en pico y les hacemos un corte superficial en la parte de arriba. O bien una vez que tengamos los cilindros, igual que los anteriores, damos un corte de un cm. más o menos en los extremos y los separamos un poco. No hay que hacerlos muy gruesos ya que es una masa que sube mucho al freír.

Ponemos en una sartén aceite a calentar. Cuando esté caliente empezamos a freírlos. Dejamos que se hagan por un lado y les damos la vuelta para que se hagan por el otro. Una vez hechos los sacamos con una espumadera y los colocamos en un plato con papel absorbente. Dejamos que se sequen un poco y los espolvoreamos con azúcar glass.





26 octubre, 2014

EMPANADA DE BONITO FRESCO

Esta empanada la hice con la masa que siempre utiliza  mi madre y que se merece un lugar en mi blog. Como medida se utiliza un vaso, así es mucho más sencillo de recordar las cantidades y resulta más cómodo a la hora de prepararla.

El relleno es de bonito fresco guisado pero con carne guisada o pollo queda igualmente rica.


INGREDIENTES: 

Para la masa de empanada: (salen dos empanadas redondas)

2 huevos
3/4 de vaso de agua (170 ml.)
3/4 de vaso de vino blanco (170 ml.)
3/4 de vaso de aceite (170 ml.)
850 gr. aproximadamente de harina todo uso
Un cubito de levadura
Una pizca de sal

Para el relleno:

1 rodaja de bonito
1 diente de ajo
3/4 de cebolla
1/2 tomate pequeño
Vino blanco
Una pizca de pimentón dulce
Caldo de pescado o agua
Un poco de harina

PREPARACION:

El relleno lo podemos preparar con antelación. Aquí os dejo la receta para simplificar un poco la entrada; eso sí, hay que tener en cuenta que la salsa debe ser abundante para utilizarla para pincelar la empanada y para que por dentro nos quede bien jugosa.

Ahora vamos con la masa: 

En un bol amplio mezclamos los huevos, el vino blanco, el aceite y la sal. En el vaso de agua echamos la levadura desmenuzada y revolvemos hasta que se disuelta completamente. Lo vertemos sobre la mezcla anterior. Después vamos incorporando poco a poco la harina, hasta conseguir una masa fina y manejable (como siempre la cantidad de harina es orientativa; echaremos la mitad de harina más o menos y después iremos incorporando el resto poco a poco; si no necesitamos no la echaremos toda).

La metemos en un bol limpio untado con aceite, la tapamos y la dejamos reposar hasta que leve, aproximadamente una hora y media (como siempre esto va a depender de la temperatura, en verano sube incluso en menos tiempo).

Pasado el tiempo de reposo encendemos el horno a 200º en posición arriba y abajo y empezamos a preparar la empanada. Untamos el molde que vayamos a utilizar con un poco de mantequilla y espolvoreamos con harina o bien lo forramos con papel vegetal.

Dividimos la masa en dos partes. 

Enharinamos la meseta de trabajo con un poco de harina y extendemos una de las partes de la masa, procuraremos dejarla bastante fina, porque después en el horno sube mucho. Con ayuda del rodillo levantamos la masa de la meseta y la colocamos sobre el molde. La pinchamos en varios puntos y echamos el relleno.


Cogemos la otra porción de masa y hacemos lo mismo, pinchamos de nuevo en varios punto y cerramos bien los bordes.




La adornamos al gusto y la untamos con el aceite reservado. También se puede pincelar con un huevo batido.


La cocemos hasta que dore y esté bien cocida por abajo, aproximadamente unos 40-50 minutos ( si vemos que por abajo no está todavía hecha, bajamos una posición la bandeja y la dejamos cocer otros 5 minutos más)

La sacamos del horno, la desmoldamos y dejamos enfriar sobre la rejilla.