13 junio, 2012

BOLLOS PREÑAOS

Esta receta es de esas que gusta prácticamente a todo el mundo, pan y chorizo, una combinación perfecta y que nunca defrauda. Con ingredientes muy básicos, lo único que se necesita es que el chorizo sea de calidad, y no esté demasiado curado para que al hacerse en el horno suelte la grasa y tiña el pan. Vienen bien como entrante, para una merienda al aire libre, para la playa, para una cena, vamos aprovechable al máximo.

El tamaño de los bollos os los dejo a vuestra elección, desde los de tamaño mini hasta casi un bocadillo, aunque personalmente a mí me gustan más bien pequeños.

Lo más rico es la parte de la miga que queda pringada con la grasa del chorizo,  ¿o no?




INGREDIENTES:

Para el formiento:

1 cubito de levadura
200 ml de agua
150 gr. de harina de fuerza

Para la masa:

350 gr. de harina de fuerza aproximadamente
150 ml. de agua
3 cucharadas de aceite
3 pizcas de sal

Para el rellleno:

2 chorizos.

PREPARACIÓN:

La noche anterior hacemos el formiento. Desmenuzamos la levadura y la mezclamos con el agua tibia, cuando esté disuelta añadimos la harina y removemos bien. La tapamos con un paño y la dejamos reposar toda la noche.

Por la mañana añadimos al formiento el aceite y la sal. Incorporamos la mitad de la harina y  el agua, mezclamos bien. Vamos incorporando más harina poco a poco. Cuando nos cueste trabajarla volcamos la masa sobre la meseta enharinada y amasamos, seguimos añadiendo harina según necesitemos, hasta conseguir que la masa esté fina (la cantidad de harina es aproximada, iremos añadiendo según se necesite. Si es necesario no se echa toda o si necesitamos añadiremos un poco más).

Untamos un bol con aceite y metemos dentro la masa. La tapamos y dejamos que suba, más o menos hasta que doble el volumen (aproximadamente una hora y cuarto)

Volcamos de nuevo la masa sobre la meseta y amasamos. Cortamos con un cuchillo trozos de tamaño parecido.

Aplastamos con las manos, colocamos encima los trozos de chorizo y envolvemos. Después con la palma de la mano redondeamos el bollo.







Los vamos colocando en la bandeja cubierta de papel vegetal y dejamos que suban de nuevo, una media hora.

Mientras encendemos el horno a 210º-220º. Los cocemos unos 25 minutos aproximadamente, los pequeñitos 15 (como siempre dependerá del horno)

Los sacamos y los dejamos enfriar sobre una rejilla.